Imprimir
Categoría: Lesiones Frecuentes
Visto: 387

La posición del pie justo antes del contacto con el suelo durante la carrera y la caminata puede poner a las personas en riesgo de esguinces de tobillo, según un nuevo estudio publicado por un investigador de la Universidad de kinesiología de Georgia.

Los resultados del estudio, encontraron que las personas que tienen un historial de esguinces de tobillo repetitivos, demostraron una menor altura en la separación entre sus pies y el suelo durante la carrera, y apuntaron con sus dedos de los pies hacia abajo al caminar más. Los esguinces de tobillo son las lesiones deportivas más comunes, y muchos que sufren un esguince llegan a desarrollar una inestabilidad crónica, sufriendo esguinces repetidos durante su vida.


"Casi todas las personas que físicamente activas sufren un esguince de tobillo en algún momento", dijo la autora principal del estudio, Cathleen Crowell Brown, profesora asistente en el Colegio UGA del departamento de Educación de kinesiología. "Muchas desarrollan lesiones repetitivas de tobillo que son dolorosos, puede disminuir el rendimiento y aumentar el riesgo de artrosis de tobillo. Hemos sido capaces de identificar los factores en la posición de los pies antes de ponerse en contacto con el suelo que pueden predisponer algunas personas a las lesiones por movimientos repetitivos. Estos hallazgos pueden ayudar a los kinesiólogos para desarrollar programas de rehabilitación que pueden haber sido ignorados en el pasado. "

El estudio recolectó datos sobre más de 30 atletas masculinos, algunos con un historial de esguinces de tobillo repetitivos y otros no. Equipos de captura de movimiento analizaron los movimientos de las articulaciones y las fuerzas de los participantes durante la marcha y el trote. Este estudio
fue el único que analiza los tres posibles movimientos del tobillo, e incluyeron participantes que tenían diferentes tipos de inestabilidad del tobillo, explicó Brown Crowell.

Mientras que estos equipos de captura de movimiento pueden no estar disponibles para el análisis de los pacientes en clínicas de rehabilitación, los resultados se pueden aplicar a las personas físicamente activas en cualquier nivel que tengan esguince de tobillo.

"Podemos aplicar nuestros hallazgos a la práctica clínica", dijo Brown Crowell. "Nuestro estudio demuestra que existen diferencias entre los movimientos del pie y el tobillo en una población de lesionados, que pueden responder a intervenciones de rehabilitación más allá del típico estiramiento y fortalecimiento. El siguiente paso es ver si intervenciones específicas, tratando de influenciar cómo la gente corre y camina, pueden tratar y prevenir los esguinces de tobillo”.

Fuente: Medical News Today

Dejanos tu comentario en Facebook así lo agregamos en este artículo para compartirlo entre colegas